Bienvenidos al Sitio Web de:
Santa Victoria Oeste
"El Valle del Silencio"
Este pueblo es uno de los lugares más bellos de los valles salteños, su historia, sus paisajes y tradiciones, hacen de él un lugar encantador e inolvidable para el visitante; sin embargo uno de los más alejados de la capital salteña (Argentina) y con gran dificultad de acceso, donde a pesar de los cambios socioeconómicos y políticos se observan numerosas necesidades primordiales que aun quedan por satisfacer.

Para conocer los aspectos culturales mas notables de Santa Victoria Oeste podemos acceder a estos temas:

SANTIAGO APOSTOL EL APACHETA LA HIERRA
Respecto de las celebraciones en Honor del Santo Patrono, los victoreños se destacan por su encendida devoción a este Santo. La tradición local le atribuye muchos milagros de índole tanto personal como colectivo, como es el caso del año 1901, cuando en ocasión de una epidemia de viruela negra se recurrió a una procesión para que ésta termine. La fiesta de San Santiago reúne a la mayor congregación de pobladores del Departamento de Santa Victoria cada 25 de julio. La noche anterior se realizan las “luminarias”, grandes fogatas con ramas secas de “sunchos”, no faltan los fuegos artificiales y la música regional con cajas (pequeño tamborcito confeccionado con cuero tierno de cabra o plástico) quenas y bombos. También se realiza un festival Folclórico con la participación de grupos provenientes de afuera y otros autóctonos. Al día siguiente se lleva a cabo la procesión que consiste en una visita al “Campo de Carreras” distante aproximadamente a dos kilómetros del Pueblo, donde se efectúa un día de campo especial, con oficio religioso, “cuarteadas” (disputa a tirones de una media res de cordero o cabra) estando los participantes a pie o a caballo. También aún se realiza el juego de la sortija consistente en embocar con un palito un aro colgado a tal fin, pero a todo galope de caballo, diversas destrezas gauchas y competencias deportivas el día anterior.
A partir de las seis de la tarde, luego de un día en el campo donde no faltó la “chicha” (bebida andina tradicional a base de maíz) y las comidas regionales, se inicia el regreso al pueblo anunciado con salvas de bombas de estruendo y siempre precedida la procesión por los “cañeros” que soplan sus “cañas” (instrumento musical típico de viento que consta de una larga caña en cuyo extremo se adhiere una corneta hecha de cueros) cuyo sonido recuerdan el lamento ancestral de la raza primigenia. Como se observa en las fotos, es necesario contar con hasta 14 personas para trasladar la imagen del santo. También se puede destacar que años anteriores la “Danza del Torito”, amenizada alegremente por un “cajero” que toca a la vez su quena.
La fiesta de Santiago culmina en horas de la noche con la entrada del Santo a la Iglesia de Santa Victoria Oeste, acompañada siempre con un incesante repique de sus campanas, salvas de bombas de estruendo y formación de la caballería, hasta que finalmente se culmina con un baile popular llevado a cabo en el Tinglado Municipal hasta las 4:00 AM del día siguiente. Así, los pobladores de Santa Victoria Oeste rinden homenaje a su patrono del Municipio.
Cabe destacar que en los últimos años nos han estado visitando desde la ciudad de Salta las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro, para esta fecha, lo que implica una gran responsabilidad para el señor Hilarión Peloc, quien lleva a cabo la organización para el traslado desde y hasta Salta, conjuntamente con su grupo de colaboradores que realizan también otra actividad tan sacrificada como ser la caminata hasta la ciudad de Salta durante 14 días, en carácter de peregrinos, para la fiesta del Milagro.

Mientras leemos acerca de la festividad mas grande que se realiza en el municipio escuchamos la "quena" , instrumento que aún sigue siendo empleado en las fiestas campesinas.
Si escuchamos con atención, llegamos a la conclusión de que la armonía de la música no parece estar estructurada formalmente, tanto en sus melodías como en el manejo de los compaces y sus notas, algo así como improvisado; pero en realidad esa es la verdadera forma de expresar el dominio de los instrumentos autóctonos. Su ritmo generalmente consta de dos tiempos, que son casi perfectos.

ARRIBA